Por qué hacer un trabajo increíble significa hacerte vulnerable

En “Daring Greatly”, Brené Brown ilustra por qué en el trabajo, así como en la vida, darlo todo –y pedirle a tu equipo que también lo haga- significa abrirte.

Por: Drake Baer

La primera vez que Brené Brown leyó la exhortación de Theodore Roosevelt de que no es el crítico quien importa, sino “el hombre que está en la área, cuyo rostro está cubierto por el polvo, el sudor y la sangre” y que “si él fracasa, al menos habrá fracasado tras haberse atrevido a arriesgarse con todas sus fuerzas”. La autora supo que de lo que hablaba el presidente en 1910 era lo mismo que lo que ella investiga actualmente: vulnerabilidad.

Y fue así que esas dos últimas palabras son el título de su nuevo libro, Daring Greatley [“El poder de ser vulnerable” es español], de la editorial Gotham. Fast Company habló con Brown sobre por qué la vulnerabilidad es el lugar de origen de la innovación, cómo el compromiso llegó a estar fuera de moda y por qué el perfeccionismo es el enemigo para hacer un trabajo.

FAST COMPANY: Si yo te dijera “Estoy en el mundo de los negocios, no experimento vulnerabilidad”, ¿cómo responderías a eso?

BRENÉ BROWN: Diría que sí lo haces. No hay forma de excluir voluntariamente a la vulnerabilidad. Si no eres consciente de cómo experimentas la vulnerabilidad o cómo lidias con ella, seguramente de alguna forma te está refrenando en tu negocio.

La vulnerabilidad es definida simplemente como incertidumbre, riego y exposición emocional. Si estás vivo y en relaciones, seguro experimentas vulnerabilidad. Si estás vivo, en relaciones y en negocios, la experimentas una vez por hora.

La pregunta es ¿qué haces con ella?

Entre más estés consciente y despierto a lo que haces con ella, más podrás tomar decisiones conscientes cada día que te muevan en vida en el trabajo, en tu familia y en tu comunidad.

Pienso que pasé toda mi vida, probablemente hasta los últimos cinco años, diciendo que no experimentaba vulnerabilidad. Pero después, la investigación me llevó a un lugar de “Oh por dios, todos experimentamos vulnerabilidad, estar vivo es estar vulnerable”, así que tuve que hacerme la difícil pregunta de “¿qué voy a hacer con esto?”

Estaba actuando, estaba buscando la perfección, estaba complaciendo. Esto se transformó en gran medida en enojo y juicios. Y los negocios, por definición son inciertos, llenos de riesgos y estar comprometido con ellos implica que estás emocionalmente expuesto. Así que experimentas vulnerabilidad.

Lo haces de forma consciente o no.

¿Cómo es una relación saludable con la vulnerabilidad en el lugar de trabajo?

Sería de utilidad conocer los cuatro grandes mitos de la vulnerabilidad. La relación consiste en ser consciente de nuestra vulnerabilidad y relacionarnos con todo el corazón con ella.

No hay un cómo fácil, pero si pudiera hablarte de cómo vería ese proceso, te podría hablar primero de la importancia de disipar los mitos sobre la vulnerabilidad, que son:

La vulnerabilidad es debilidad, podemos liberarnos de ella, es una revelación sin filtros y que podemos solos.

Nunca he estado en una organización que pueda servir a su misión y alcanzar sus metas sin relaciones, y la vulnerabilidad es el pegamento que une a las relaciones.

La segunda parte, creo yo, es hacer un inventario riguroso de tu armadura. ¿Cómo nos estamos protegiendo? Amo el hecho que “personaje” en la Grecia antigua significaba lo mismo que “máscara”. ¿Qué personajes o imágenes públicas estamos asumiendo? ¿Qué máscaras nos colocamos?

¿Cómo podrías extrapolar eso a la persona que está en dirección?

Ser conocedor-de-todo, ser a prueba de balas, a prueba de fracasos. Queremos innovación pero no tenemos tolerancia al riesgo o a la vulnerabilidad –y la vulnerabilidad es el lugar de origen de la innovación y la creatividad.

Defino como líder a cualquier persona que se responsabilice por encontrar potencial en las personas o procesos.

Tenemos un llamado a modelar la vulnerabilidad que queremos ver en las personas o en nuestros equipos. Queremos que las personas se acerquen a nosotras o a nosotros y digan “Ey, no entiendo esto y quiero entenderlo, necesito ayuda”, así que necesitamos modelar esa conducta. Tenemos que modelar el tomar riesgos y el fallar. 

El emprendimiento se trata por completo de vulnerabilidad. Cuando conoces a aquellos que tienen éxito, encuentras que su mantra es fallar frecuentemente y fallar rápido. Limpia el desorden, recoge tus aprendizajes y sigue avanzando. Es para lo que estamos aquí.

¿Cómo es que la vulnerabilidad es el lugar de origen de la innovación?

Puedo desafiar a cualquier persona a que me señale un acto de innovación que no surgiera de la vulnerabilidad, que no nació de poner una idea sobre la mesa y que la mitad de las personas creyeran que era estúpido. Y la otra mitad lo cuestionara.

Si la idea agrada a todas las personas a la primera, realmente no hay nada que innovar, ¿no?

Otra cosa que es completamente vulnerable en esta cultura y para ser honesta, me impactó mucho verlo, es el compromiso. Vivimos en una cultura en donde el trabajo de dirección es cultivar el compromiso. ¿Crees que ese es un axioma justo?

En compromiso es casi visto como pasado de moda. Puedes ver a un grupo hablando sobre un proyecto alrededor de una mesa. La directora o director se muestra con entusiasmo sobre el proyecto. Y alguien alrededor de la mesa dice “Esto es maravilloso, siento un gran entusiasmo, me gustaría ser responsable de una parte de ello”.

Invariablemente, dos o tres personas en esa habitación dirán algo como “Eres un lame-botas”

Es casi como si sintiéramos miedo de hacerlo porque preferimos vivir decepcionados que sentirnos decepcionados.

En el minuto que nos comprometemos, nos invertimos ahí y por lo tanto, hay algo que podemos perder. Y nuestra tolerancia a la pérdida se vuelve tan reducida, que tememos entrar completamente.

¿Cómo podemos esculpir un ambiente seguro?

Necesitamos crear una cultura del compromiso. En donde el trabajo sea humanizado, donde las relaciones sean valoradas, donde las personas puedan sentir seguridad al cometer errores, pedir ayuda y tratar nuevas cosas.

¿Cómo se relaciona esto con la verguenza?

No puedes hacer eso sin valorar a tu organización en términos de vergüenza. La vulnerabilidad implica mostrarse y ser visto. No puedo pensar en un solo líder que no quiera esto de las personas que le rodean.

¿Cómo puedes mostrarte y ser visto cuando estás aterrorizado de lo que las personas puedan pensar, cuando trabajas en una cultura en donde la vergüenza es el estilo de dirección? ¿Cómo hacer esto cuando el favoritismo es desenfrenado, cuando el chisme está fuera de control?

No puedes hacer eso y pedirle a las personas que se muestren y sean vistas.

el poder de hacerse vulnerable

Háblame más del perfeccionismo y cómo se relaciona con esforzarse por algo

El perfeccionismo no se trata de esforzarse saludablemente por algo, que es algo que vemos en todos los líderes exitosos. No se trata de fijarse metas y hacerlo lo mejor que podamos. El perfeccionismo es un proceso cognitivo y conductual que dice que si nos vemos perfectos, trabajamos de forma perfecta y hacernos todo perfecto, entonces podremos evitar la vergüenza, el ridículo y la crítica. Es un mecanismo de defensa.

Cuando entrevisto a líderes, artistas, coaches o atletas que tienen mucho éxito, nunca hablan del perfeccionismo como un vehículo para el éxito. De lo que hablan es que el perfeccionismo es un gran detonante, uno del que tienen que estar conscientes todo el tiempo, porque se entromete en el proceso de hacer el trabajo.

¿Cómo es que la vulnerabilidad es necesaria para hacer un buen trabajo?

Necesitas estar en el juego. Mostrarse requiere mucha valentía. No menosprecio eso para nada. Lo siento cada vez que descuelgo el teléfono para hablar con alguien como tú o dar una charla. Necesito decidir, ¿voy a aparecer y decir cosas que tal vez molesten a las personas o me harán parecer vulnerable o loca? ¿O simplemente me quedaré en lo seguro?

Pienso que aunque la vulnerabilidad puede ser peligrosa, abrumadora o atemorizante, no es tan peligrosa, abrumadora o atemorizante como lo es la reflexión de los momentos de nuestras vidas en los cuales nos preguntamos qué pudo hacer pasado si nos hubiéramos mostrado.

 

Artículo original publicado por Fast Company. Leer original AQUÍ. Traducción: Instituto Cultivo.

 

2018-09-05T16:26:40+00:00