Lucha pacíficamente de Judith Hill

(Adaptación del original)

Lucha pacíficamente con tu respiración.

Inhala a los rescatistas y los escombros, exhala edificios intactos y bandadas de aves hermosas.

Inhala a los terroristas y exhala niños durmiendo en paz y campos frescos recién sembrados.

Inhala confusión y exhala árboles de maple.

Inhala al derrotado y exhala amistadas entrañables de toda la vida.

 

Lucha pacíficamente con tu escucha, oyendo las sirenas y orando en voz muy alta.

Recuerda tus herramientas: semillas de flores, ganchos de ropa, ríos limpios, preparar la sopa.

Recuerda hacer música, aprender la palabra gracias en tres lenguajes, aprender a tejer y hacer un sombrero.

Piensa en el caos como si fuera una danza, imagina el dolor como la exhalación de la belleza, o el gesto de un pez que nada hacia la otra orilla.

 

Lucha pacíficamente

Nunca antes el mundo se ha visto tan fresco y precioso.

Toma una taza de té y regocíjate.

Actúa como si el acuerdo de paz ya hubiera llegado.

No esperes ni un minuto más.