Hacerte amigo de ti mismo

Por: Pema Chrodon.

Cuando quiera que practiquemos meditación, es importante procurar abstenerse de criticarnos con respecto a cómo practicamos o lo que surge en la práctica. ¡Esto sólo sería entrenarnos para ser muy duros con nosotros mismos! Quiero enfatizar la importancia de mantener una atmósfera de amabilidad incondicional mientras prácticas y mientras llevas tu práctica al mundo.

Podemos practicar durante muchos años –conozco a personas que han practicado por una incontable cantidad de años, incluso décadas- y en algún punto su enésimo año, se percatan de que no ha usado la práctica para desarrollar amor bondadoso hacia sí mismos. En cambio, ha sido una especie de meditación agresiva hacia ellos mismos, puede que orientada a metas. Tal como alguien dijo, “he meditado todos estos años porque quiero que las personas piensen que soy un buen budista”. O “he meditado estos años producto de un “debería hacer esto, se sentirá bien para mí”.

Así de naturalmente nos aproximamos a la meditación con la misma actitud que con la que nos aproximamos a todos. He visto esto una y otra vez en mis estudiantes y es algo muy humano.

Juzgarte por tu práctica es un tipo de agresión sutil

En lugar de hacer que esto sea una razón para sentirte mal contigo, puedes descubrir quién eres en tus momentos más sabios y quien eres en tus momentos más confusos. Llegas a conocerte en todos los aspectos: algunas veces complemente cuerdo y con el corazón abierto y otras muy confundido y desorientado. La meditación te da la oportunidad de conocerte en todos esos aspectos. Juzgarte por cómo va tu práctica o por lo que puede surgir durante la meditación es un tipo de agresión sutil hacia nosotros mismos.

La resolución que desarrollamos en la meditación es una disposición a quedarnos. Puede parecer tonto, pero la meditación realmente no es tan diferente a entrenar a un perro. Aprendemos a quedarnos. Cuando estás pensando sobre lo que comerás, tu “te quedas”. Cuando estás preocupado por lo que ocurrirá el siguiente lunes, tu “te quedas”. Es una instrucción muy compasiva y ligera.

Es como entrar a un perro en el sentido de que puedes entrenar al perro con dureza y el perro aprenderá a quedarse quieto, pero si lo entrenas con golpes y gritos, podrá seguir la instrucción pero terminará extremadamente neurótico y atemorizado. Mientras des una instrucción clara de la forma en que el perro fue entrenado, será capaz de seguirla. Pero agrega cualquier tipo de incertidumbre o imprevisibilidad y el pobre animal sólo se sentirá confundido y neurótico.

En la meditación, aprendemos a ser amables, amorosos y compasivos con nosotros mismos

O puedes entrenar al perro con amabilidad. Puedes entrenar al perro con gentileza y amabilidad, entonces el perro también podrá quedarse quieto, rodar, sentarse y todas estas cosas –pero el perro es flexible y juguetón. Personalmente, yo prefiero el segundo tipo de perro. Esta perseverancia y lealtad que surge con la meditación –es muy gentil o compasiva en su motivación.

Esta aproximación gentil hacia ti mismo en la meditación es conocida como maitri. Esto se traduce como “amor bondadoso” o simplemente “amor”. En términos de la meditación, aprendemos a ser amables, amorosos y compasivos con nosotros mismos.

Enseño mucho sobre maitri y regularmente se malinterpreta como un tipo de auto-indulgencia, como si se tratara de sentirse bien o estar auto-centrados. Pero de alguna forma, es sutil la diferencia entre lo que es y lo que no es. Por ejemplo, podría decirse que tomar un baño de burbujas o entrenar en el gimnasio es maitri. Pero por otra parte, tal vez no lo sea, porque tal vez sea algún tipo de evasión o estés entrenando para castigarte. Pero también puede que ir al gimnasio sea lo que necesitas para relajarte lo suficiente en tu vida con ligereza. O puede que sea una de tus 65 tácticas diarias para evadir la realidad. Eres la única persona que lo sabe.

Así que es importante tener claro que significa maitri y no tener el malentendido de que es un tipo de indulgencia, que finalmente sólo nos debilitaría y nos haría menos capaces de mantener nuestro corazón y mente abiertos hacia nosotros y hacia las dificultades en nuestra vida. Regularmente uso esta definición: maitri nos fortalece.

Una de las cualidades de maitri es la constancia, y eso se desarrolla a través de la meditación. Y a través del aburrimiento, de los dolores, indigestión, cualquier tipo de pensamiento perturbador, meditación pacífica o sopor. Te sientas contigo mismo, te mueves más cerca de ti, no importa lo que ocurra. No tratas de deshacerte de nada –puede que aún estés triste, frustrado o enojado. Reconoces tu humanidad y la amplia gama de emociones que puedes sentir.

 […]

Hacerte amigo de ti mismo

Yo recibí mucho apoyo de mi maestro. Él siempre se refirió a esta amabilidad incondicional como “hacerte amigo de ti mismo”. Esto siempre se sintió raro para mí pero siempre veía y sentía cosas en mí que quería evadir, cosas que me daban vergüenza o eran dolosas. Sentía que estaba enemistándome conmigo porque mucho de esto surgía durante mi meditación. Mi maestro dijo que hacerte amigo de ti mismo significa ver todo dentro de mí y no huir de ello o darle la espalda. Pero eso es lo que es la verdadera amistad.

No te ignoras o te abandonas, tal como no lo harías con un  amigo cuando sus lados más obscuros surgieran. Cuando me hice amiga de mi cuerpo, mi mente, mis emociones transitorias, cuando me pude sentir cómoda estando conmigo (y recuerda, esto toma tiempo), estar en el momento presente me resultó algo más posible de hacer. Durante la meditación pude regresar a mi respiración y dejar de criticarme.

Aún tengo sesiones de meditación en las que pienso o me estreso con una emoción dura todo el tiempo. Es cierto. Sin embargo, después de todos estos años, definitivamente estoy más asentada.

La vida, como lo sabes bien, es una sucesión continua: es buena, es horrible, es agradable, es desagradable, es divertida, dichosa y otras veces es triste. Y estar con eso, estar con esta sucesión continua de los agradable y desagradable con un espíritu abierto, con un corazón abierto y mente abierta, es por lo que yo me siento a meditar.

Artículo original publicado en Tricycle. Leer artículo completo AQUÍ. Traducción: Instituto Cultivo.