¿Qué es la neuroplasticidad cerebral y cómo puede ayudarme en mi dolor?

La creciente investigación sobre la flexibilidad y la neuroplasticidad cerebral señala que las prácticas de mindfulness, como la meditación, no son únicamente modas.  Realmente tienen el potencial para ayudar a brindar alivio ante el dolor.

Por Angie Drakulich, Directora editorial de Practical Pain Management

Es evidente que estamos viviendo en una era del Mindfulness o; por lo menos, en la era de investigación del Mindfulness. La investigación neurológica continúa mostrando los beneficios de la meditación y otras prácticas conscientes para el bienestar individual, y esos beneficios, se deben, en gran medida, a la neuroplasticidad del cerebro. PPM (Practical Pain Management) habló con Joseph Wielgosz, un Doctor PhD colega. Es psiquiatra, tanto en VA Palo Alto Health Care System de la Universidad de Standford, como  investigador afiliado al Center for Healthy Minds de la Universidad de Wisconsin-Madison. Un investigador líder en el campo de la neuroplasticidad, que recientemente publicó un resumen en “Meditación Mindfulness y Psicopatología”, El Dr. Wielgosz explicó como todo esto funciona y por qué les debería importar a las personas que viven con dolor crónico.

Las neuronas están en continuo cambio

“La mente suele pensarse como una entidad fija. Sin embargo, entre más aprendemos de ella, más nos damos cuenta lo dinámica que es. Todas las células de nuestro cerebro están en constante ajuste y afinándose mientras aprendemos y actuamos”. Él dice. “Esto significa que prácticas como la meditación pueden funcionar como un equivalente mental de ir al gimnasio para tener un cuerpo “en forma”. Entrenar en cualquier práctica, a lo largo del tiempo, resulta en cambios en la forma en que las neuronas se comunican unas con otras y se conectan las regiones cerebrales. La meditación Mindfulness y otras prácticas conscientes han mostrado que hacen esto en una forma que se asocia con una mejor habilidad para regular emociones y la atención.

De hecho, hay muchas hipótesis con respecto a cómo la neuroplasticidad podría ayudarnos a mejorar la respuesta humana al dolor.  Por ejemplo, alguien puede aprender a temerle menos al movimiento, a responder al estímulo del dolor de manera diferente, y así sucesivamente. En realidad, explica el Dr. Wielgosz: “los mismos circuitos cerebrales que moldean nuestras emociones también moldean la experiencia del sufrimiento. En los síndromes de sufrimiento crónico, por ejemplo, nosotros sabemos que hay cambios en los circuitos relacionados con la emoción. Éstos vienen a jugar un fuerte rol en la experiencia del sufrimiento. Las prácticas que entrenan a la mente tienen el potencial de contrarrestar estos cambios, reduciendo la sensibilidad y la angustia relacionada con el dolor.”

El entrenamiento en Mindfulness

Además, él dice que esas mismas prácticas pueden tener beneficios para problemas que frecuentemente acompañan al dolor crónico, tales como depresión, ansiedad y el uso de substancias.

Es importante ser consciente que el entrenamiento en mindfulness no es una cura del todo. Más bien, debería ser considerada una herramienta en la amplia caja de instrumentos para las terapias del manejo del dolor. El Dr. Wielgosz dice que en los próximos años espera que los investigadores, como los de su equipo, tendrán mejores cimientos sobre cómo y por qué la práctica de Mindfulness cambia la respuesta al dolor. Cuando meditas, muchos sistemas en tu mente y tu cuerpo son afectados.

La respiración, la posición del cuerpo, el enfoque mental, y el modo como te relacionas con tus pensamientos, pueden verse todos influyendo sobre la forma en que experimentas el dolor. En mi trabajo, utilizo imágenes mentales y medidas fisiológicas para identificar qué tanto cada uno de estos factores es responsable de los cambios en el dolor después del entrenamiento en Mindfulness. Esto nos ayudará a encontrar el modo en que realicemos el entrenamiento de Mindfulness en el futuro para ser más efectivos.

Por lo tanto, si tu doctor recomienda la meditación, intenta no asumir automáticamente que el dolor está “todo en tu cabeza”. “Éste no es el caso”, advierte el Dr. Wielgosz: “nosotros sabemos que el dolor involucra complejas relaciones entre tu mente, tu cerebro y tu cuerpo. Cuando aprendes prácticas meditativas, aprendes a trabajar con estas relaciones en una forma que te puede traer alivio. Varias décadas de investigaciones arrojan evidencia de que muchos pacientes han encontrado que esta práctica les funciona”. Y como un beneficio añadido, puedes practicar Mindfulness en todos lados, y en cualquier momento.

Traducido por Rocío Gómez

Fuente: https://www.practicalpainmanagement.com/patient/treatments/alternative/what-neuroplasticity-brain-how-can-it-help-pain

2019-06-15T10:12:38+00:00