Mindfulness y el cultivo de la atención

Por: Valentín Méndez.

Pasamos mucho tiempo de la vida distraídos. Cuando estamos más distraídos, somos menos eficientes en general: en nuestras relaciones hay menos conexión, en nuestro trabajo somos menos capaces de llevar las cosas a cabo y en general, tenemos poca capacidad de introspección para ver a la mente y saber qué está pasando ahí.

De esta forma, pasamos gran parte de nuestro tiempo siendo presas de los contenidos mentales que surgen de manera aleatoria. Es por ello que necesitamos cultivar la atención.

La práctica de “morar en calma”

Cuando usamos mindfulness para cultivar la atención, se hace en el contexto de una práctica llamada Shamatha, que significa “morar en calma”. Alan Wallace, un erudito y un querido maestro, le llama cultivar una mente útil o una mente que de buen servicio.

Shamatha es una manera de tranquilizar a la mente para volverla más útil y servicial.

Una metáfora para entender esta práctica es cómo dejar que toda la agitación que hay en tu mente empieza a sedimentarse. No puedes sedimentar a la fuerza la tierra que hay en un recipiente con arena o con tierra, lo que haces es dejar que se vaya sedimentando poco a poco, sin agregar más combustible al fuego, alimentando a esos pensamientos.

En resumen, en lugar de seguir creando una historia en la mente puedes simplemente notar los pensamientos y la mente comenzará a tranquilizarse.

Alan Wallace dice “La mente es como un río. Si a un río contaminado lo dejas de contaminar, con el tiempo y con su recorrido poco a poco se irá limpiando”, de la misma forma, si dejas de contaminar la mente, eventualmente se irá purificando.

No se trata de hacer o fabricar algo con la mente, sino dejarla de contaminar.

cultivo de la atención con shamatha

Entonces, ¿con qué contaminamos a la mente? Con el aferramiento y la fusión a pensamientos que surgen en la mente. La propuesta no es quitar los pensamientos, sino sólo notarlos, dejar que ocurran de manera natural y dirigir tu atención de vuelta a donde deseas dirigirla. Esto es lo que hacemos cuando cultivamos mindfulness para el desarrollo de la atención.

Tres niveles de práctica de Shamatha

Para el cultivo de la atención, se siguen tres niveles de práctica de Shamatha.

1. Cultivar relajación

Se cultiva relajación sin entrar en sueño fisiológico y el soporte de la atención –a donde llevas y regresas tu atención durante la práctica- es el cuerpo.

De esta forma, la tensión se comienza a liberar. No se trata de relajarse por la fuerza, sino de soltar la tensión que nos es necesaria en el cuerpo.

Así, permites que tu atención recorra todo el espacio de tu cuerpo y cuando notas que está atendiendo otra cosa, puedes regresarla al cuerpo sin ser violento con tu experiencia y enjuiciarte porque no te relajas.

2. Estabilizar la atención sin perder la relajación

Mientras que en el primer nivel necesitamos un equilibrio para relajarnos sin dormirnos, en este nivel tratamos de estabilizar la atención sin perder la relajación. Contrario a tensarse y frustrarse ante la auto exigencia de mantener la atención estable.

En esta práctica, el soporte de la atención son las sensaciones de la respiración en el área del abdomen.

3. Tener claridad sin perder estabilidad.

Es decir, atender sensaciones más sutiles pero sin perder estabilidad. En este nivel, el soporte de la atención son los orificios nasales. A veces cuando atendemos una parte tan sutil de la experiencia, como tenemos que afinar un poco la atención, tiende a ver más distracción.

En la práctica, nos moveremos en distintos niveles. Habrá días en donde tu mente esté tranquila y puedas practicar en las sensaciones sutiles en los orificios nasales… si notas mucha agitación, entonces puedes bajar el primer nivel y hacer los cambios que consideres pertinentes para cultivar una mente en calma y relajada.

La práctica de Shamatha tiene el potencial de generar tranquilidad mental y un gozo profundo. De esta forma, el bienestar surge de tu interior. No tomas nada del exterior sino que el cultivo de tu mente empieza ser una fuente de tu propio bienestar.

¿Quieres hacer una práctica de Shamatha? Puedes encontrar un audio para que te acompañe AQUÍ.

2018-09-25T22:11:13+00:00