Iluminando el Sendero de Mindfulness. Parte 1: La perspectiva tradicional.

Por: Valentín Méndez.

¿Has sentido confusión con respecto al término de “mindfulness”? Si es así, no estás solo. Actualmente existe un gran movimiento alrededor de este concepto y prácticas. Podemos ver su presencia en libros, revistas, documentales, escuelas, empresas, etc.

En medio de este movimiento, es útil tener claridad para reconocer aquellas prácticas y aproximaciones confiables. Así podremos elegir de la manera más sabia, así que vamos a iluminar el sendero de mindfulness.

La presentación de mindfulness que quiero compartir contigo tendrá tres partes: en primer lugar exploraremos las generalidades de la práctica tradicional de mindfulness, es decir, aquél conocimiento milenario proveniente de la tradición contemplativa budista en Asia.

Posteriormente abordaremos el mindfulness científico –tomando el concepto del Insight Meditation Society, en el cual se describen conocimientos y aplicaciones de diversos centros de investigación en Occidente, como la Universidad de Stanford, la Universidad de California en San Diego, etc.  Por último, exploraremos aquello que no es mindfulness pero tiende a confundirse con él.

Mindfulness Tradicional

Recordar o recolección

Desde este enfoque, la palabra mindfulness proviene de la palabra pali sati, cuyo significado primordial es recordar. También se le puede llamar “recolección” o “memoria”.

Así, cuando se practicaba mindfulness se recordaban cosas, entre ellas, a dónde se quería llevar y sostener la atención. Por ejemplo, en los minutos que llevas leyendo este artículo es común que tu mente quiera abrir otras ventanas o revisar redes sociales, si practicamos mindfulness de esta manera tradicional lo que podrías hacer es recordar donde quieres tener tu atención y regresar.

La práctica de mindfulness también nos puede recordar qué es lo más importante para nosotros en determinado momento.

William James, uno de los fundadores de la psicología introspectiva en occidente, decía “el acto ético es en su nivel más fundamental un acto de atención”. Para mí, esta frase es poderosa ya que hace la vinculación entre lo que nos resulta importante y el olvido. ¿Alguna vez has dicho o hecho cosas que no hubieras querido hacer? Es porque en ese momento se te olvidó qué era lo más importante para ti y cuáles eran tus valores.

Mindfulness se puede usar de manera retrospectiva, es decir, recordar lo que paso ayer, antier, la semana pasada, etc.  Esto resulta fundamental ya que en ese pasado hemos tomado decisiones que nos han traído hasta donde estamos ahora y eso nos puede dar sabiduría con respecto a que hacer ahora. Como podrás notar, mindfulness en este sentido no es sólo atender el presente sino dirigir la atención a donde deseas tenerla.

Vigilancia o Introspección

De forma tradicional mindfulness enseñaba junto con otra habilidad: Samapajañña. Esta palabra pali también tiene varias acepciones pero aquí la entenderemos cómo vigilancia, introspección, meta-cognición o comprensión clara.

Samapajañña o esta vigilancia es la capacidad de saber qué haces con tu mente, qué haces con tu habla y que haces con tus acciones mientras lo estás haciendo. Seguramente alguna vez te has encontrado inmerso en una serie de pensamientos, que pueden no ser agradables, sin embargo, te enganchas en ellos hasta que impactan tu experiencia emocional. La capacidad de vigilancia o metacognición, podría ayudarte a notar cuando el pensamiento te secuestro para así poder desengancharte, de cómo salir de un trance.

Samapajañña también nos hace conscientes de nuestros actos, ya que permite darte cuenta que estás diciendo cuando lo dices. Es la capacidad de fijarnos, ¿Qué estoy diciendo? ¿Qué estoy haciendo? ¿Qué efectos podría tener?

Estás dos habilidades cognitivas (sati y samapajañña) nos pueden dar mayor libertad también mayor capacidad de elección. También mayor conciencia de la consecuencia de nuestro decir, hacer y pensar.

Además, son habilidades necesarias para otras dos prácticas contemplativas que son Shamatha y Vipassana se traducen como “morar en calma” y “visión penetrante” respectivamente, es decir, el cultivo de estas habilidades mentales sirve para el cultivo de otras cualidades que amplían nuestro florecimiento humano.

2018-09-29T22:57:32+00:00