¿Es malo hacer juicios?

Los juicios que hacemos pueden ser valiosas herramientas para ver con profundidad qué está vivo en nosotros.

Por: Ian Peatey.

La primera área de enfoque de la CNV es la observación. La sugerencia es que tendremos mayores posibilidades de lograr la calidad de conexión que deseamos si expresamos la observación objetiva y específica que nos detonó. Esto significa no expresar mis juicios, interpretaciones e análisis.

Hay muchas personas que van un paso más allá y concluyen que está mal o que es erróneo juzgar, interpretar o analizar. En otras palabras, enjuician el juzgar, lo que encuentro realmente ameno e irónico en mis momentos menos empáticos.

Me parece que este es un malentendido de lo que la Comunicación No Violenta sugiere. Yo prefiero pensar en los juicios como señales de que algo ocurre con mis necesidades.

Los sentimientos (en la CNV) son reacciones sentidas o alertas de mis necesidades que vienen de mi mundo físico o emocional.

Entonces, los juicios serían una forma intelectual de señalar que algo está ocurriendo con mis necesidades.

Cuando veo a mis juicios de esta forma, tienden a transformarse en una herramienta poderosa para ver con mayor profundidad lo que me ocurre.

También te puede interesar este video sobre Comunicación No-Violenta, con Valentín Méndez

Tratar con escepticismo a los juicios

Los juicios aparecen en mi mente aunque yo no los solicite. Analizo las situaciones antes de tener el tiempo de considerar al menos una fracción de la situación. Interpreto lo que ocurre siempre que se presenta con menos que una perfecta claridad.

La mayor parte del tiempo, los resultados de esto que hace mi cerebro son imperfectos. Estos son, de alguna forma, condicionados socialmente y siempre están basados en mi experiencia, perspectiva y filtros mentales. Nada de lo que me ocurre es un detonante  por sí mismo y no es de sorprenderse que mi respuesta regularmente tenga fallos. Pero tal vez tú seas diferente a mí y puedas confiar 100% en tu cerebro…

El problema con los juicios no es su imprecisión frecuente y su generalización a un mundo incambiable, habituado por personas que no cambian. El problema surge cuando creo o actuó con base en mis juicios o, potencialmente igual de peligroso, cuando me identifico con base en los juicios de otros.

juicios comunicación no-violenta

Imagina que hago un recorrido mundial y en cada lugar que visito, tomo cientos de fotografías. Al llegar a casa, coloco estas fotografías en un álbum y con orgullo las presento a mis amigos y familia. Después les digo que esa es una completa representación de todo el mundo y después de ver esas fotografías, pueden quedarse en casa ya que los he salvado, a ellos y a las futuras generaciones, de lo problemático que resulta viajar.

Claramente esto no tiene sentido. Pero ¿acaso no hacemos algo similar cuando hacemos juicios y los presentamos al mundo?

No importa el poco sentido que tenga esto para mí la mayor parte del tiempo, la mente sigue enjuiciando. No hay nada malo o bueno acerca de esto, es sólo un simple argumento de una realidad. Tampoco hay algo bueno o malo cuando los expreso. Así que, ¿qué hacemos con ello?

Como investigación interna

Quiero desarrollar un nivel de conciencia que me permita:

  • Ver con claridad la diferencia entre el mundo y las personas como son (tanto como pueda saberlo) y las historias que creo con respecto a ellas.
  • Investigar lo que mis historias me están diciendo de cómo estoy experimentando el mundo.

Mis juicios me sirven cuando veo debajo de la superficie de la historia y encuentro lo que ocurrió que me llevó a hacer ese juicio.

Por ejemplo. Pienso que eres una persona desconsiderada. ¿Qué es lo que hiciste o no hiciste que detonó ese juicio? ¿Qué sentimientos surgen en mí al recordar esto?

Después de la investigación, puedo transformar el juicio “Eres desconsiderado” a una observación: “Cuando llegué a casa, tú continuaste hablando por teléfono y no me saludaste. Tenía una expectativa diferente así que me sentí decepcionado porque necesito cuidado y calidez”.

La investigación me permite suavizarme y después de eso, tal vez pueda preguntarme qué ocurre en ti. Tal vez la llamada de teléfono en la que estabas era muy importante y necesitabas una concentración completa. O tal vez la llamada era más divertida que tratar de cumplir mis expectativas (enfrentémoslo, la mayoría de las cosas son más divertidas que tratar de cumplir las expectativas de las otras personas).

Usar el juicio como una señal para investigar hace más probable que cuando abra mi boca, será de una forma de la que no nos arrepintamos después.

Como expresión externa

Quiero desarrollar un nivel de conciencia que me permita:

  • Imaginar con precisión las posibles consecuencias cuando expreso observaciones y cuando expreso juicios.
  • Ver claramente las elecciones que hago en mis interacciones con el mundo
  • Actuar de forma que sirva a la vida en lugar de herirla.

Diez años practicando Comunicación No Violenta me ha dado suficiente confianza al afirmar que

expresar observaciones en lugar de juicios facilita la conexión.

Hace menos probable que se escuche cómo crítica y en general, es una forma de empezar cualquier conversación sin que los involucrados se activen fácilmente.

Ya he tenido mucha experiencia en el impacto dañino del juicio al momento de relacionarme con otros, como para concluir que no me sirven cuando los expreso como algo “verdadero”.

La mayor parte del tiempo trato de expresar observaciones en lugar de juicios.

Puede haber ocasiones en las que decida que sería útil compartir mis pensamientos, especialmente cuando es obvio que algo me está molestando en mi mente. Debo confesar que no siempre me acuerdo, pero intento hacerlo como una observación de mis propios pensamientos.

Sonaría algo como: “Tengo un pensamiento rondando en mi cabeza y me gustaría compartírtelo. El pensamiento es un juicio de que tú eres…”

Puede tomar un poco más de tiempo que “Tú eres…” o su primo cercano “Pienso que eres…” pero mi experiencia en esos pocos segundos extra puede ahorrarme largas horas desenterrándome de grandes agujeros creados por el funcionamiento habitual de mi mente cuando cree los juicios que hace.

Artículo original publicado en NVCWorld. Leer artículo original AQUÍ. Traducción por Instituto Cultivo.